Scroll Top
Edificio Centro Valores, local 2, Esquina de la Luneta, Caracas, Venezuela.

Pero…¿qué es la inteligencia?

Dossier-IA--portada-post

Pero…¿qué es la inteligencia?

[/fusion_text][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” content_alignment_medium=”” content_alignment_small=”” content_alignment=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” margin_top=”” margin_right=”” margin_bottom=”” margin_left=”” font_size=”” fusion_font_family_text_font=”” fusion_font_variant_text_font=”” line_height=”” letter_spacing=”” text_color=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

Está bien, entonces nos encontramos viviendo –o al menos comenzando a vivir– en los tiempos de la inteligencia artificial. Y junto a esta sentencia, surge de seguidas el debate sobre las bondades, peligros, ventajas y amenazas que la misma puede representar para la humanidad.

Quizás de manera un poco apresurada, podemos decir que se presentan tres grandes grupos de posiciones ante la presencia (¿o la irrupción?) de la inteligencia artificial: un primer grupo, que podemos identificarlos como detractores, es decir, los que le temen y ven en ella una amenaza, a tal punto que incluso hasta asoman el fin de la especie humana. El segundo grupo, definámoslo como promotores, que ven a esta inteligencia como una única suma de beneficios y, al mismo tiempo, como un proceso indetenible de evolución. El tercer grupo, podemos llamarle los prudentes, que se han enfocado y dedicado a promover la reflexión, la discusión y el análisis de esta realidad siempre desde –y sin perder– el centro de la persona humana.

Ciertamente, falta señalar un cuarto grupo, que es sin duda el más grande de todos. Aquel conformado por millones de seres humanos que por las razones –válidas o no– que sean, no le otorgan mayor importancia al tema, y simplemente acuden como espectadores mudos a este cambio que se gesta.

Desde la Revista SIC, hemos querido abordar el tema de la inteligencia artificial colocándonos bajo el ala del grupo de los prudentes. A ello atiende este dossier.

Entender qué es la inteligencia artificial no puede tratarse solo de referirnos a la utilización adecuada (¿o no?) del big data y la capacidad que las máquinas tengan para ejecutar acciones, tomar decisiones, descubrir significados o incluso –digámoslo con reserva– razonar.

Esta frenética carrera tecnológica, de hecho, apunta a fines más ambiciosos, y por ello más delicados e importantes de reflexionar y analizar con profundidad, seriedad y sensibilidad humana: la nanotecnología, la biotecnología, la tecnología de información, las ciencias cognitivas, son todas estas ramas de un mismo origen (tecnologías convergentes) que conducen a la última pretensión de alargar la vida humana o, más pretencioso aún, eliminar la muerte.

Y, ante estos avances y estas pretensiones tecnológicas, la pregunta prudente siempre ha sido y sigue siendo la misma: ¿dónde queda la persona humana en todo esto? Señala el profesor Daniel Kuebler que hay tres cosas que la tecnología –al menos hasta ahora– no logra realizar, y por ende siguen siendo exclusivamente humanas: no puede tener conciencia de sí misma, es decir, autoconciencia, conocer sus sentimientos. No puede poseer agencia moral, carece de la noción innata del bien y el mal. Carece de verdadera autoexpresión, es decir, es incapaz de asombrarse, de conmoverse, de sorprenderse.

Llevar al lector a la reflexión sobre estos asuntos será la intención de esta edición especial. En sus páginas, un grupo de expertos abordarán seis grandes temas: Gustavo Adolfo La Fontaine estudiará la adopción de los modelos de lenguaje conducidos por inteligencia artificial en la educación, así como su poder para transformar nuestra relación con el lenguaje y la información. Igualmente, Lorena Rojas Parma se centrará en la contradicción que supone el dualismo artificial/natural, esta vez, reconociendo la permeabilidad de los límites entre ambos conceptos. En este sentido, Humberto Valdivieso nos plantea un mundo transhumano, en el que las inteligencias –artificial y humana– se encuentran interconectadas. Luego, Marian Lugo y Deike Rodríguez, haciendo uso de la IA, explorarán y retratarán la divergencia entre la idea de nuestra identidad y la que nos confieren las máquinas. Más adelante, María Di Muro Pellegrino nos hace replantear los pensamientos que teníamos acerca de la vida y la muerte con la introducción a los deadbots, modelos de lenguaje que nos permiten dialogar con los rastros que nuestros seres queridos han dejado en la red. Finalmente, Rafael Tomás Caldera realizará un sentido recorrido a través de las implicaciones que podría tener la inserción de la inteligencia artificial en nuestra cotidianidad, y los peligros de perdernos en una realidad secundaria.

Por supuesto, es apenas una introducción a la materia, pues este debate recién comienza a cobrar forma en los foros y centros de pensamiento. Muchas son las dudas y las preguntas que nos vendrán, sobre todo porque el tema de la inteligencia humana es, en sí mismo, un misterio ante el cual la ciencia no ha podido siquiera conseguir una definición unívoca y satisfactoria.

Sin embargo, para nosotros, la inteligencia es un don del Espíritu que nos permite conocer la palabra de Dios y profundizar en ella, así que esperamos que el presente trabajo nos ayude a ello.

DESCARGA PDF Dosier Agosto 2023.

Entradas relacionadas

Nuestros Grupos