Por Andrés Cañizález

Las semanas finales de 2023 y las primeras de 2024 han sido testigo de la consolidación de María Corina Machado como la principal figura de la oposición democrática en Venezuela. El respaldo sin discusión de la Plataforma Unitaria, el espaldarazo de Estados Unidos, junto a una creciente validación suya entre los venezolanos, se han conjugado junto a otros factores para hacer crecer a Machado tras su triunfo amplio en las primarias opositoras.

Su evolución en términos de opinión pública y su reconocimiento internacional como la principal favorita para triunfar en unas elecciones presidenciales –si estas ocurren bajo condiciones justas– ha devenido en el principal dilema para el chavismo en este 2024. Levantar la inhabilitación sobre Machado y dejarla competir sería una suerte de harakiri; dejarla inhabilitada y por tanto fuera de la carrera presidencial terminarían invalidando, dentro y fuera de Venezuela, a las elecciones y por tanto dejando en situación de ilegitimidad a una eventual reelección de Nicolás Maduro hasta 2030.

Volvió, volvió, volvió

Antes del 24 de diciembre, el chavismo recibió un regalo de navidad. Tras ser recibido como una suerte de héroe en Caracas en los últimos días de diciembre de 2023, y luego de estar detenido y procesado por lavado de dinero en Estados Unidos, Alex Saab fue designado en un cargo estratégico dentro del gobierno de Nicolás Maduro.

Saab volvió a Caracas, como parte de un canje de prisioneros acordado gracias a la comunicación directa que mantienen la Casa Blanca y el Palacio de Miraflores. El 15 de enero, al presentar la memoria y cuenta de su gestión en 2023, Maduro anunció que Saab estará al frente del Centro Internacional de Inversiones Productivas de Venezuela, una entidad creada hace pocos años y que busca captar inversiones extranjeras.

Saab estaba siendo procesado en territorio estadounidense.  Originalmente fue detenido en Cabo Verde y, tras un largo y laborioso proceso de extradición, fue presentado ante la Justicia norteamericana hace dos años.

Hombre de negocios oriundo de Colombia se fue insertando en la dinámica de poder del chavismo, inicialmente como importador, gracias a la fallecida exsenadora Piedad Córdoba, luego como contratista y, tras las sanciones que emanaron del gobierno de Donald Trump y que afectaron las transacciones petroleras de Venezuela, se convirtió en una suerte de embajador comercial de Maduro.

Cabello logra respaldo de Rodríguez en contra de las ONG

En otros tiempos a Diosdado Cabello se le conocía como el número dos del chavismo, pero los tiempos han cambiado. Sin embargo, pese a haber perdido influencia en las decisiones oficiales en Venezuela, se anotó un tanto al lograr que la Asamblea Nacional retomara el debate de una controvertida ley para fiscalizar a las organizaciones no gubernamentales y en particular rastrear su financiamiento internacional.

La denominada ley de fiscalización, regularización, actuación y financiamiento de las Organizaciones No Gubernamentales y afines, cuyo debate estuvo paralizado un año tras su aprobación en primera instancia, ha retomado fuerza en Venezuela a instancias de Cabello quien logró sumar ahora al actual presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, con quien tiene abiertas diferencias en la conducción del chavismo.

El controvertido proyecto recibió una primera aprobación en enero de 2023 y durante un año estuvo “engavetado”, como se suele decir coloquialmente en Venezuela. Cabello ha sido el principal propulsor de este proyecto que básicamente pretende fiscalizar a las ONG y, en particular, el origen de su financiamiento.

Las ONG “van a tener que decir de dónde viene la platica (el dinero). Van a tener que decir quién les está dando la plata y el que no lo diga será considerado como si estuviera lavando dinero”, adelantó Cabello este 10 de enero, dejando constancia sobre la finalidad verdadera de esta ley, que podría ser aprobada sin impedimento dada la amplia mayoría de diputados del PSUV.

El tema del financiamiento internacional en Venezuela, que se ha reducido de forma significativa según comentan informalmente diplomáticos europeos en Caracas, ha sido una suerte de leitmotiv de Cabello en los últimos años. Sin embargo, en otros momentos la presión internacional, especialmente de la Unión Europea, logró frenar la aprobación de este instrumento y de otros proyectos debatidos en diferentes momentos.

Entidades de la sociedad civil venezolana como Acceso a la Justicia, Laboratorio de Paz y Civilis han denunciado que la ley, cuya discusión ha estado “congelada” por un año, tiene como objetivo la “persecución política”, como parte de un “patrón de criminalización” que va dirigido a defensores de derechos humanos.

 

El 1 % de la población venezolana pasó por el Darién en 2023

El peligroso e inhóspito tapón del Darién, entre Colombia y Panamá, ha devenido en el principal corredor migratorio de la región. De acuerdo con las cifras oficiales de las autoridades de Panamá, en 2020 apenas 8.594 migrantes cruzaron la selva que separa a Colombia y Panamá. Al año siguiente, el fenómeno se multiplicó al sumar 133.726 personas, en 2022 fueron 248.283 y un año más tarde esa cifra, de por sí reveladora de una crisis de envergadura, sencillamente se duplicó para totalizar 520.085.

Del poco más de medio millón de personas que se arriesgaron a cruzar la selva, ampliamente dominada por bandas criminales que extorsionan o abusan incluso sexualmente de las personas en situación de vulnerabilidad, el año pasado 120.000 infantes y adolescentes fueron contabilizados por el gobierno de Panamá.

Los 328.667 venezolanos que caminaron a través del Darién en 2023 no solo representaron el 63 % del total de personas en ese corredor migratorio. “Veamos magnitud del dato: algo más del 1 % de toda la población de Venezuela cruzó una selva inhóspita en un año, se trata de una migración forzada. Qué tragedia”, comentó la presidenta de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés), la venezolana Carolina Jiménez.

Inflación bajó en 2023

En 2023, la tasa de inflación en Venezuela se redujo a 193 % luego de registrar 305 % de 2022. Esta desaceleración se debió a dos factores principales: la menor depreciación del bolívar y la base de comparación, según el no gubernamental Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF).

El Banco Central de Venezuela (BCV) intervino más activamente en el mercado cambiario en 2023 para frenar la depreciación del bolívar: 281 % en 2022 y 106 % en 2023. La desaceleración de la inflación también se debió a la política de reducción de los salarios reales de los trabajadores, que han visto reducida de forma dramática su capacidad de compra en Venezuela.

La tasa de inflación de diciembre de 2023 fue de 3,9 %, bastante superior al 1,9 % de noviembre, pero ambas muy por debajo del 37,2 % de diciembre de 2022. Esto significa que, aunque el ritmo de aumento de los precios se aceleró en diciembre de 2023, el resultado en términos anualizados fue una tasa de inflación menor, según el OVF.