Scroll Top
Edificio Centro Valores, local 2, Esquina de la Luneta, Caracas, Venezuela.

 La industria petrolera: con y sin sanciones

Cortesía de El Tiempo Latino

Por Víctor Álvarez R.

Si no cambia el escenario de sanciones, Venezuela tendrá que seguir concediendo grandes descuentos para vender sus crudos y pagando sobreprecios en los fletes de transporte. La Cámara Petrolera de Venezuela (CPV) ha calculado estas pérdidas en 18 millones de dólares diarios. Ecoanalítica las calcula en 4.000 millones de dólares al año.

En el actual contexto bélico, el descuento puede ser aún mayor. Al ser sancionada, Rusia –que exporta más petróleo que Venezuela– pasó a ser un competidor, tiene que colocar su crudo en alguna parte y el mercado asiático le queda al lado. El 60 % de los ingresos que generan las exportaciones de petróleo venezolano pasa por el sistema financiero ruso que ha sido sancionado, y eso complica el sistema de pagos. Por eso, parte del crudo venezolano se vende en efectivo y con un descuento adicional.

Aunque tiene la capacidad operativa para hacerlo, debido a las sanciones, Venezuela no ha podido estabilizar la producción en torno a 1 millón de barriles de petróleo diarios (MMBPD). Y si no quiere agotar su capacidad de almacenamiento y recortar la producción, tiene que seguir ofreciendo descuentos para poder colocar su crudo y bajar el nivel de inventarios.

El Tiempo Latino
Crédito: Getty Images

Venezuela puede contribuir a moderar el alza de los precios del petróleo, los combustibles y la energía causada por la guerra de Rusia en Ucrania. Si EE. UU. comienza a comprar de nuevo el petróleo venezolano, los demás países podrán hacer lo mismo, sin temor a ser sancionados. Así, el petróleo que se vende con ruinosos descuentos puede ser colocado a precios de mercado. En ese escenario, el descuento se reduce a cero.

Con el regreso de las empresas estadounidenses y europeas, la producción de petróleo venezolano puede aumentar hasta 1.2 MMBPD. En un escenario sin sanciones, los ingresos de Pdvsa podrían superar los 25.000 millones de dólares en dos etapas:

En la primera, la reactivación de la capacidad instalada ociosa puede agregar 200 mil barriles y llevar la producción a 1.2 millones de barriles diarios sin tener que hacer grandes inversiones.

En la segunda, aumentar la capacidad instalada a 2 MMBPD requiere nuevas inversiones que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) no está en condiciones de aportar y por eso necesita modificar el marco legal, regulatorio y tributario que incentive a los inversionistas extranjeros.

Las sanciones financieras y comerciales impactan las actividades a lo largo de toda la cadena de valor y limitan especialmente tres aspectos claves en el desempeño de la industria petrolera:

  • Procura de bienes y servicios: Impide el acceso a equipamientos, repuestos, químicos, diluyentes, tecnologías y servicios de operadores e ingeniería. El sobreprecio puede llegar a ser siete veces los costos originales.
  • Fuentes financieras: Restringe el acceso a la banca internacional y a los recursos propios de la industria para realizar operaciones de mantenimiento y nuevos proyectos. El incremento es de hasta 30 % en tasas de interés regulares.
  • Mercados internacionales: El petróleo venezolano no se puede vender ni en EE. UU. ni en Europa, encontrar nuevos mercados impone descuentos de hasta 17 dólares por barril sobre el precio de referencia Brent, más el sobreprecio que aplican las navieras para transportarlo.

Para profundizar en el análisis del desempeño de la industria petrolera con y sin sanciones, en este nuevo episodio de la serie Diez Conversaciones Estelares con Diez Líderes Empresariales hemos invitado a Reinaldo Quintero, Presidente de la Cámara Petrolera Venezolana. Le invitamos a ver la conversación completa en el nuevo video de #PedagogíaEconómica https://youtu.be/7FmLrwlkhiI

Entradas relacionadas

Nuestros Grupos